Estrés: enemigo #1 de la belleza

Calvicie a los 30. ¡Es hora de Soler!
21/11/2017
Tus uñas más fuertes y bellas: el secreto del colágeno
05/12/2017
Mostrar todos

Estrés: enemigo #1 de la belleza

Hoy en día, el estrés es catalogado como una de las peores enfermedades, que pueden desencadenar situaciones crónicas en nuestro cuerpo que luego ya no podremos remediar. Este sentimiento de tensión Puede provenir de cualquier situación o pensamiento y modifica no sólo nuestro organismo, sino también nuestra herramienta de expresión más fuerte: la cara.

La cara es el espejo del alma y nuestras emociones se plasman en ella influenciando realmente en la salud de la piel y la belleza del rostro. La cara nos delata, es la conjunción de la herencia y la acción modeladora de nuestras vivencias; si estamos felices nuestra piel y rostro irradia esta felicidad y por el contrario, nuestro rostro se muestra apagado si estamos bajos de ánimo.

La tensión y los problemas provocan una auténtica avalancha de radicales libres y además generan sustancias naturales que irritan y, por tanto, dañan la piel. El estrés nunca viene solo. Suele acudir acompañado de pautas de comportamiento que no hacen más que empeorar el problema, como el tabaquismo, un mayor consumo de alcohol o la falta de sueño.

Consecuencias estéticas en la piel a causa del estrés:

1.- El colágeno y elastina se desestructuran, el tejido facial se destensa lo que aumenta la flacidez.

2.- La renovación celular se ralentiza, las células no se regeneran ni se reparan por lo que la piel aparece envejecida y sin vitalidad.

3.- La piel se afina, se vuelve más delgada y no retiene su humedad. Al deshidratarse aparecen más arrugas.

4.- La musculatura facial se debilita y los rasgos se desfiguran potenciando el descolgamiento y la pérdida de tersura.

5.- La piel pierde vitalidad y luminosidad adquiriendo un color mate.

6.- La melanina se descontrola pudiendo aparecer manchas cutáneas que son un signo de envejecimiento.

7.- Hay fallos de microcirculación, la piel no se oxigena ni se nutre por lo que la piel aparece más desvitalizada, más  ajada y sin lozanía.

Debemos encontrar espacios para abrazarnos a nosotros mismos, dónde podamos desconectarnos de todo nuestro contexto para que el cuerpo pueda encontrar paz y estabilidad.

Así mismo debemos incorporar rutinas que nos brinden esa sensación al mismo tiempo que trabajan en nosotros. En Soler sabemos que muchas veces no tienes tiempo de buscar espacios fuera de tus horarios o rutinas, por eso nuestras máquinas están pensadas para brindarte un máximo de bienestar, contrarrestando todas las incidencias causadas en tu cuerpo por el estrés aumentando la producción de vitamina D, activando tu melanina, estimulando la producción de colágeno, ejercitando tu cuerpo y tonificando tus músculos; todo dentro de un espacio donde el más mínimo detalle te hace felíz y además requiere de pocos minutos.

Queremos darte todo lo que necesitas para sentirte feliz y renovado, con una piel y una actitud que bien lo demuestre. Déjanos cuidarte. Te esperamos en Soler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

//]]>